Especies invasoras

Tipos de introducción

El término especie introducida se refiere a especies que han sido transportadas más allá de su distribución geográfica nativa por  accion humana y que han logrado aclimatarse o naturalizarse. Estas introducciones pueden ser accidentales o intencionales.

Intencional

Las especies intencionalmente transportadas a otras regiones pueden llegar a establecerse de dos formas. En el primer caso por la liberación intencional de organismos en el nuevo ambiente. En el segundo caso, ciertas especies que han sido transportadas a nuevas regiones escapan de su cautiverio y consiguen establecer poblaciones silvestres. Tal vez el principal motivo de introducir especies intencionalmente es la ganancia económica. En años recientes muchas especies han sido introducidas para combatir plagas, especialmente si las plagas mismas son también especies introducidas que carecen de enemigos en el lugar de introducción. Es un tipo de control biológico o de manejo integrado de plagas. El ejemplo más conocido es el de Harmonia axyridis[1]que se usa para combatir a los pulgones.

Accidental

Las introducciones accidentales ocurren cuando las especies son transportadas por vectores humanos, por ejemplo tres especies de ratas se han desparramado por todo el mundo al ser transportadas en barcos. Muchas especies marinas han sido introducidas en otras regiones al ser llevadas en el agua usada como lastre por los barcos y descartada más tarde. Con el gran aumento de los viajes las oportunidades de que muchas especies sean introducidas accidentalmente ha crecido considerablemente.

Expansión e invasión

La especie invasora incrementa su densidad en la zona ocupada y/o coloniza nuevos territorios a lo largo del tiempo. En esta última fase intervienen tanto factores propios de la especie como de los ecosistemas o comunidades invadidas. Muchas especies pueden tener un crecimiento poblacional con un período de retardo temporal durante el cual resulta difícil distinguir qué especies serán finalmente invasoras.

No todas las especies son invasivas, ni lo son en cualquier parte o momento. Eso depende de muchos factores, tanto intrínsecos de la especie, como delproceso, como de los ecosistemas invadidos.

Daños

Con la alteración del hábitat, las invasiones biológicas son consideradas la segunda causa de cambio de la biodiversidad. Cada especie invasora causa diferentes impactos y de diferente magnitud, entre los que se distinguen básicamente:

En el ámbito ecológico el principal impacto de las invasiones biológicas es la pérdida de biodiversidad. La introducción de una especie exótica puede alterar la abundancia de las especies e incluso causar la extinción local de algunas especies nativas contribuyendo de esta manera a la homogeneización del paisaje. Se calcula que el 80% de las especies en peligro de todo el mundo corren el riesgo de sufrir gravemente por competición o predación causadas por especies invasoras.

La disminución de la diversidad nativa que se produce a raíz de las extinciones puede estar mediada por varios factores, entre los cuales destacan las relaciones de competencia, depredación y herbivoría, la producción de sustancias tóxicas, la hibridación con especies nativas emparentadas, la modificación de las propiedades de los ecosistemas y la modificación del régimen de perturbaciones.

Las plagas de especies exóticas son responsables de grandes pérdidas económicas debido al daño generado en la producción de las cosechas, laganadería, las pesquerías e incluso el mobiliario urbano. Por otra parte, también ocasionan el coste derivado de controlarlas y/o erradicarlas del lugar invadido.

Existe un riesgo creciente de enfermedades exóticas debido al aumento del transporte y a la invasión por parte de los humanos de hábitats que antes eran remotos. Las consecuencias de las especies introducidas pueden ir mucho más allá de los efectos inmediatos, por ejemplo si se usan pesticidas para controlar a las especies invasoras y éstos contaminan el suelo y el agua.

Formas de manejo y prevención

Es difícil predecir a qué especies pueden invadir e impactar sobre los ecosistemas, ni qué ecosistemas son más vulnerables y sensibles a las especies invasoras. Por este motivo, y con el fin de prevenir futuras invasiones, es fundamental aumentar el control sobre las vías de introducción o prohibir la importación o introducción de aquellas especies que puedan generar grandes impacto. En consecuencia, es importante contar con un marco legal adecuado. Todas las especies introducidas son susceptibles de escapar hacia hábitats naturales y establecerse. Por lo tanto, la capacidad de detectar rápidamente las invasiones biológicas es esencial para que su erradicación sea realmente efectiva.

Inspección

Se considera que la prevención es la estrategia más económica, deseable y eficaz de gestión de invasores dañinos. Esta política se implementa mediante programas de inspección y exclusión en las fronteras. Todas las plantas y animales introducidos son examinados antes o en el momento de su llegada a la aduana del puerto de entrada para ver si pueden propagar enfermedades. Tras una inspección adecuada, se emite un certificado fitosanitario o sanitario.

Detección

Cuando la prevención ha fallado, el segundo escalón desde el que impulsar la lucha contra las invasiones biológicas, es el de la detección temprana y rápida respuesta, se sustenta en la intención de actuar antes de un mal mayor, es decir antes de que haya más individuos de los extraíbles o estos ocupen áreas más grandes de lo que su control aconseja.

Erradicación

La erradicación completa de una especie exótica a veces es posible, especialmente si se tiene un buen conocimiento de la especie, reproducción, ciclo de vida y si ha causado invasiones en otros puntos del planeta para saber la mejor manera de actuar. Cuando se pretende llevar a cabo un proceso de erradicación, se debe hacer previamente un estudio exhaustivo de la especie y de todos los factores implicados en la invasión.

 Control

Cuando la erradicación de una especie falla o no es posible, se procede al control de las poblaciones de esa especie a niveles aceptables para que los daños ecológicos y socioeconómicos sean los menores posibles. Existen tres métodos de control que se usan a menudo, de forma individual o combinados: el químico, el mecánico y el biológico.

Control químico

El control químico es probablemente el principal método utilizado para combatir las pestes tóxicas en agricultura.

Control físico

Control físico ya que hay ciertas especies que únicamente se pueden tratar de forma directa, extrayéndolas mecánicamente. Este método sólo es efectivo cuando el área invadida es pequeña.

Control biológico

Control biológico podemos desarrollar una fórmula de controlar sus poblaciones es introducir a los enemigos naturales en el nuevo ecosistema.

¿Como podemos colaborar con las especies endémicas para su conservación?

CUIDAR EL MEDIO AMBIENTE,NO DESPERDICIAR PAPEL O CARTÓN O COSAS DERIVADAS DE LA MADERA PORQUE LOS ARBOLES SON COSAS INDISPENSABLES PARA ALGUNAS ESPECIES. NO CONTAMINAR EL MAR O EL AGUA NO APOYAR A LAS ORGANIZACIONES DE CAZA DE ESTAS ESPECIES

Nuestro programa en Ecuador

El programa de conservación de Naturaleza y Cultura Internacional, se inicia en Ecuador, uno de los países más biodiversos del planeta. Ecuador tiene la más alta concentraciones de especies por kilómetro cuadrado, que conviven con comunidades humanas de una gran diversidad cultural y poseedoras de muchos conocimientos tradicionales sobre sus recursos naturales.

Los ecosistemas naturales de Ecuador, sin embargo, están enfrentando amenazas enormes, como una de las más altas tasas de deforestación en Latino américa. También, sus comunidades son afectadas por los cambios en los mercados globales, el mal manejo de los recursos naturales y las pocas alternativas para un desarrollo sostenible.

NCI trabaja a través de equipos técnicos ecuatorianos, que apoyan a los gobiernos y comunidades locales, para conservar un amplio rango de ecosistemas naturales en el sur de Ecuador, desde los bosques secos de la Costa, pasando por los ricos bosques nublados de los Andes, hasta los bosques lluviosos de la Cordillera del Cóndor en la Amazonia.

Caza y tráfico acosan a animales protegidos en Ecuador

Miles de animales de Ecuador, incluidas especies en riesgo de extinción como el cóndor, sufren cada año el embate de cazadores furtivos y traficantes, que los exportan ilegalmente para lucrarse de la extraordinaria riqueza natural del país andino, según las autoridades.

Tan solo el año pasado la Unidad de Policía de Ambiente (UPMA) rescató a 2.371 animales que iban a ser traficados, matados por su carne o convertidos en mascotas.

Además, decomisó 3.882 pieles, garras, cuernos, colmillos y aletas de tiburón, según indicó la entidad a Efe.

Incluso el cóndor, el ave símbolo de Ecuador, que se encuentra plasmada en su escudo, soporta ráfagas de plomo.

El pasado diciembre cazadores furtivos abatieron a un ejemplar con seis disparos, pero no encontraron su cuerpo, que al final fue hallado por habitantes de la zona en la hacienda Zuleta, a los pies del volcán Cayambe.

Más suerte tuvo otro ejemplar que ha sobrevivido en cautiverio durante 20 años con 40 perdigones en el cuerpo, según radiografías realizadas el año pasado.

Actualmente tan solo restan 50 cóndores en Ecuador, según dijo a Efe Juan Manuel Carrión, director del Zoológico de Guayllabamba, cercano a Quito.

Ecuador, uno de los países con mayor diversidad del mundo, afronta la amenaza del tráfico de especies exóticas, que son vendidas a coleccionistas en su territorio o en el exterior.

La exportación ilegal de animales grandes vivos se lleva a cabo sobre todo a través de sendas en la selva amazónica hacia Perú o Colombia, según dijo a Efe el Ministerio de Ambiente.

Además, los traficantes usan “cajas de chocolates, botellas de agua, botas, chompas (chaquetas)” para sacar a las especies por los aeropuertos y puertos, explicó el mayor Juan Pereira, jefe de la UPMA.

De esta forma salen tortugas, aves y arácnidos, que son más fáciles de camuflar, explicó Carrión.

Incluso en Galápagos, el área más controlada de Ecuador, ha habido intentos de robo de especies.

Un tribunal ecuatoriano condenó hace un mes a cuatro años de cárcel al alemán Dirk Bender por pretender sacar cuatro iguanas terrestres de una especie considerada como “vulnerable”.

Además, la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG) interceptó el año pasado a dos barcos en la reserva marina de las islas con 71 tiburones y en 2011 halló 357 ejemplares en las bodegas de otra embarcación.

Los lobos andinos son otra especie en el punto de mira de los cazadores, que los matan para cortar sus colas, “que servirán de amuleto de buena suerte”, al igual que las cornamentas de los ciervos de páramo, únicos en esta región, según Pablo Arias, veterinario del Zoológico de Guayllabamba.

En la Amazonía la amenaza para los animales silvestres es visible en los carteles de algunos restaurantes, que ofrecen a los comensales la llamada “carne de monte”. Esos platos exóticos incorporan guanta (un roedor grande), tapir, guangana (mono pequeño), armadillo y caimán.

El Ministerio de Ambiente intenta evitar esta práctica a través de programas de concienciación y el desarrollo de turismo sostenible, indicó.

Los animales rescatados son llevados a centros de protección como el zoológico de Guayllabamba, que alberga a 300 individuos incapaces de sobrevivir en condiciones naturales por fracturas en las extremidades o porque fueron sacados desde muy temprano de su hábitat.

Uno de ellos es un jaguar que vive allí “desde que era un gatito”, comenta Carrión.

Otro de los casos dramáticos es el de un águila pechinegra a la que le extirparon del cuello tres perdigones que le impedían levantar el vuelo, pero que por las lesiones también se encuentra en cautiverio.

El Código Penal ecuatoriano sanciona con cuatro años de prisión a cazadores que maten a animales en peligro de extinción, pero esa práctica continúa pese a los controles estatales y la vigilancia de la Organizaciones No Gubernamentales.

La Asamblea Nacional tiene en sus manos un proyecto de ley para aumentar la protección, aunque está estancado desde 2011.

Ante el flagelo sobre la fauna silvestre de Ecuador, instituciones como el zoológico de Guayllabamba buscan introducir en la naturaleza a las crías de los animales rescatados.

El pasado septiembre nació en sus jaulas un polluelo de cóndor que sus cuidadores esperan que algún día vuelva a recorrer los cielos andinos que conocieron sus padres.

TRÁFICO DE ESPECIES: VÍCTIMAS INOCENTES

Empezaré describiendo en que consiste este negocio ilegal, así como también las principales consecuencias que acarrea, tanto para los diferentes ecosistemas, como para los animales en sí, ya que se trata de actos crueles e inhumanos aplicados sobre las distintas especies exóticas. El tráfico de especies se ha ido abriendo paso poco a poco en nuestra sociedad y el resto del mundo, como un negocio portador de grandes beneficios, de hecho se sitúa en tercer lugar después del tráfico de drogas y de armas. Cuando hablamos de tráfico de especies, no sólo hay que tener en cuenta el tráfico de fauna, ya que la flora tiene también cierto interés y empieza a cobrar importancia. Poniendo cifras sobre la mesa, se calcula que este negocio mueve aproximadamente 4.000 millones de dólares al año. Dejando a un lado los aspectos económicos, comencemos a hablar de los más perjudicados en este tema, los propios animales. Los animales preferidos para este lucrativo negocio son las serpientes, los felinos, los loros, los caimanes y las tortugas, sin entrar en las preferencias sobre flora. Pero esto no es todo, ya que el tráfico no sólo engloba a animales vivos, sino que también envuelve a muertos o incluso partes de ellos, como colmillos, pieles o aletas. Es la falta de buenos controles, de regulación y de legislación, lo que provoca que este negocio haya ido creciendo a pasos agigantados en nuestro tiempo. Tenemos por ejemplo el caso de Ecuador, uno de los países en donde el tráfico de especies está más extendido, ya que se trata de un país de pequeño tamaño, con escasos y débiles controles y una alta tasa de corrupción; si a esto le sumamos la gran diversidad de especies con las que cuenta y las buenas vías de acceso, tenemos como resultado la expansión de esta macabra práctica. El papel fundamental de España en todo esto es, según en Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), el servir de punto estratégico de entrada hacia el continente. • PROBLEMAS: El gran problema que encarna este tipo de actuación, es sin lugar a duda la violencia y el sufrimiento que padecen los animales. Los métodos más comunes de transporte son vuelos directos y barcos transatlánticos. Se cometen multitud de actos crueles y sangrientos sobre las verdaderas víctimas, los animales, de este negocio deplorable, con el fin de realizar un transporte de los mismos de la forma más discreta posible, para conseguir no ser descubiertos por las autoridades encargadas de evitar estas masacres. Desde diminutos recintos donde se encuentran hacinadas distintas especies, sin a penas sitio para respirar, hasta aves narcotizadas o con los ojos perforados para evitar vislumbrar la luz del sol y con ello ponerse a cantar. De todos estos animales, sólo un 10% logran sobrevivir a este calvario, el 90% restante muere durante la caza o el transporte. Además de esta evidente vejación, este lucrativo negocio reporta otros distintos y graves problemas para los diferentes ecosistemas que componen el mundo de hoy en día. Entre ellos se encuentran las extinciones masivas de variadas especies animales, ya que las especies más extrañas y escasas, son también las más apreciadas en este tipo de actividad ilegal, y las mayor remuneradas, acentuándose por lo tanto, su ya de por sí elevada probabilidad de extinción. Sin embargo no acaba aquí esta lista de consecuencias del tráfico de especies, sino que es destacable también el dato de que la introducción de especies exóticas, es uno de los motivos que provoca el cambio global de los ecosistemas, produciéndole modificaciones en ocasiones irreparables, y siendo además un importante causante de la pérdida de biodiversidad, ya que privamos a los animales de sus hábitats naturales, introduciéndolos en otros, lo que provoca daños en ambas partes, tanto como para el animal introducido, como para el resto de animales que se encuentran en su hábitat. De esta manera conseguimos por ejemplo que los animales introducidos compitan por distintos recursos con los animales nativos o ya adaptados, provocando confrontaciones artificiales que no deberían tener lugar en la naturaleza. Otro problema derivado del tráfico de especies aparece una vez que se descubren los animales y se requisan, y es: ¿qué hacer ahora con los animales? La solución más aplicada suele ser llevarlos a zoológicos o a centros de rescate de vida silvestre, aunque esto no es lo más recomendable, ya que los animales no se encuentran en su ambiente, y pueden lograr escapar, corriendo el riesgo de introducir algún tipo de enfermedad en la fauna local, a la cual no está adaptada. Esto nos lleva al problema antes mencionado de pérdida de biodiversidad. Como podemos comprobar, todos lo expuesto es “la pescadilla que se muerde la cola”, hablando vulgarmente. Todos estos problemas traen consigo además una acelerada destrucción del hábitat, lo que puede acarrear consecuencias impredecibles para la naturaleza del planeta, ya que cada especie ocupa un nicho ecológico y tiene un papel en la naturaleza, y muchas especies no pueden sobrevivir sin la presencia de otras. Si bien es cierto que se producen o se han producido numerosas extinciones a lo largo de los años de forma natural, en los últimos años, el hombre ha ayudado a que éstas se multipliquen de forma preocupante, y de no poner freno rápidamente a esta hecatombe, nuestro mundo natural sufriría daños irreparables. Todo esto es consecuencia sobre todo de la falta de sensibilización que presenta la sociedad de nuestro tiempo. Es necesario que los encargados de poner freno a este salvaje negocio, estén concienciados y no duden en aplicar las sanciones correspondientes a los que infringen la ley de este modo. Aunque quizás parte del problema resida en esto, en la falta de legislación. En determinados países como Brasil y Bolivia, las sanciones raramente se aplican, y cuando finalmente se hacen cumplir, éstas son muy blandas. Si alguien es detenido, paga una fianza de 100 dólares aproximadamente y fin del problema. Incluso existe la posibilidad de cambiar la pena por trabajos comunitarios. Sin embargo, hay gente dispuesta a luchar contra esta injusticia, y por ello existe el Convenio Internacional sobre el Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), que aparece en el año 1973, y tiene el importante cometido de proteger la biodiversidad y controlar el comercio legal de la vida silvestre de cada país, regulando la exportación, reexportación e importación de animales y vegetales vivos o muertos. Esto implica que los países que están implicados en el convenio, necesitan pedir certificaciones para poder autorizar la salida o entrada de determinadas especies animales y vegetales, entre las que se encuentran las especies en peligro de extinción, o especies en estado de alerta, además de otras. Entre los países vinculados al convenio, en la mayoría, el tráfico está considerado como delito y puede tener penas de hasta seis años de cárcel. Sin embargo sin una unificación y fortalecimiento de las leyes sobretodo en países como los anteriormente mencionados Brasil, Bolivia, Ecuador… este negocio seguirá en expansión, ya que es un negocio redondo, que está poco perseguido y tiene un riesgo escaso, a lo que se suma el alto beneficio obtenido por los traficantes. Es necesario señalar además, que de todos los beneficios obtenidos, una minoría está destinada a los cazadores locales, y se puede hablar incluso de engaño o aprovechamiento, ya que el traficante paga muy poco al cazador local, para posteriormente vender el espécimen a precios mucho más elevados. Es evidente que la pobreza de estos países es un obstáculo añadido al intento de solución de esta actividad, ya que supone un aumento en la facilidad de obtención de los animales, que son vendidos por un módico precio y sin pensar en su destino posterior. • SOLUCIONES: Como ya se ha comentado anteriormente, es prácticamente imposible el solucionar este problema si el endurecimiento de las sanciones correspondientes a los que realizan este tipo de delitos. Así como también la obligación de cumplir dichas penas y sanciones. Sin embargo, hay una serie de medidas que se pueden adoptar para colaborar en la erradicación de esta cruel actuación. Podemos empezar con la solución más evidente, que sería no comprar ningún tipo de animal exótico o de especies de venta prohibida, como las especies amenazadas por la extinción. Por consiguiente, en este punto deberíamos incluir también una apreciación en contra de la compra abrigos de pieles de especies protegidas, ya que en muchos casos estarían confeccionados con la piel de animales en peligro, o quizás de entrada ilegal en nuestro país. Y por supuesto en caso de saberlo, dar parte a las autoridades encargadas de este tipo de casos. Pero lo más importante sin duda, para lograr la desaparición del tráfico de animales, es la concienciación y sensibilización de la población. Una parte importante de esta tarea, sería concienciar a los turistas del daño que produce la compra de especies prohibidas, y su posterior introducción en hábitats diferentes a los propios.

Animales Endémicos América Latina – Ecuador

Especies Endémicas del Ecuador

Las especies de aves, las cuales, no pueden ser encontradas fuera del Ecuador son las que se consideran como especies de aves endémicas ecuatorianas; por lo general son las especies que son más buscadas cuando se realiza un viaje para observar aves dentro del Ecuador. Las especies endémicas regionales ya han sido analizadas en la Distribución de las Aves en las Regiones Geográficas Ecuatorianas y las especies endémicas ecuatorianas han sido enumeradas entre ellas. Todas las especies de aves endémicas ecuatorianas son raras y sus áreas de distribución son muy limitadas.

– Perico de Orcés. Se encuentra en el Suroeste del Ecuador, Reserva de Buenaventura en la provincia de El Oro. La actual población de este raro perico está en franco proceso de recuperación gracias a la protección de la localidad donde el ave fue descubierta.

El-Oro-Parakeet-2

– Zamarrito Gorjiturquesa. Es una especie pobremente conocida y aun es uno de los más grandes enigmas de la avifauna ecuatoriana (una especie sin valides científica o probablemente extinta), existen solo tres pieles, todas obtenidas durante el siglo 19, el espécimen tipo está datado, como colectado en 1850 norte de Pichincha, Guaillabamba (actualmente escrito Guayllabamba) sur de Perucho (Collar et al. 1992). No hay registros recientes y todos los esfuerzos por localizarlo, tristemente, han fallado. Los otros especímenes están datados como provenientes de “Bogota” y probablemente representan pieles que fueron colectadas en algún otro lugar de Colombia, si el origen Colombiano de estos especímenes es confirmado, este Zamarrito no sería un ave endémica ecuatoriana.

– Zamarrito Pechinegro. Es una especie muy rara que puede ser esporádicamente observada en algunos sitios del Volcán Pichincha (ej. Yanacocha y Verdecocha), ha sido recientemente encontrado en la Cordillera de Toisán y hay algunos registros antiguos en el Volcán Atacazo. Este Zamarrito es una especie muy local y estacional, cuya presencia pueda deberse a periodos de floración esporádicos de ciertas especies de plantas.

gorgeted_puffleg_male2_alex_cortes

– Metalura Gorjivioleta. Se encuentra en la vegetación arbustiva de los Páramos y bosque de extrema altura en la cercanía de la ciudad de Cuenca, el mejor lugar para observarlo es el Parque Nacional El Cajas donde aparentemente está muy bien protegido.

metalurjia violeta

– Estrellita Esmeraldeña. Muy poco conocida hasta hace poco, este colibrí indudablemente es muy raro y localista; aparentemente se involucra en movimientos fuera de sus aéreas de reproducción que aún son poco entendidos. Las zonas de reproducción están en lugares similares al Río Ayampe, cerca del Parque Nacional Machalilla. Notese que la ilustración de la “hembra” en Ridgely y Greenfiled (2001) es realmente un macho juvenil. Las hembras adultas tienen una coloración cremosa-amarillenta en sus partes bajas, que es muy similar a la coloración de las hembras de la Estrellita Pequeña. Uno de los mejores lugares para encontratlo es la zona cercana a Ayampe, pero solo durante la estación lluviosa (Diciembre a Marzo).

– Batará de Cocha. Es una ave especialista del hábitat de vegetación de Várzea en el Noreste de la amazonia ecuatoriana, una de las mejores áreas para observar esta especie son los extensos bosques inundados de la Reserva de Producción Faunística Cuyabeno y algunas otras áreas con hábitats idénticos a lo largo de la misma longitud geográfica en la rivera norte del Rio Napo (ej. La Selva Lodge, Sani Lodge, Sacha Lodge y en la Laguna Emuya cerca del rio Lagarto/Aguarico). Esta especie probablemente se encuentre en Colombia y/o Perú pero aun no ha sido reportado en ninguno de los dos países.

– Matorralero Cabecipálido. Actualmente solo se lo ha confirmado su existencia en un parche de vegetación arbustiva cerca de Girón en el Valle de Yunguilla (Reserva  Yunguilla), recientemente redescubierto a finales de 1998; la población se ha incrementado de 12 parejas en 1998 a cerca de 115 pares en 2010, todo gracias a un exitoso programa para controlar el parasitismo de Molotrus, programa que ha sido llevado a cabo por la Fundación de Conservación Jocotoco, así como también de un manejo apropiado del hábitat.

Especies endémicas en Galápagos 

 Pingüino de las Galápagos. Mayormente en el lado occidental de la isla Isabela y todas las costas de la isla Fernandina. Unos pocos individuos pueden ser observados en la isla Bartolomé y también en el lado sur de la isla Floreana.

galapagos_penguin_1

– Albatros de Galápagos. Casi toda la población reproductiva se encuentra en la isla Española; solo un pequeño grupo se reproduce en la isla de La Plata, cerca de las costas de Manabí.

Albatros-Galapagos

– Petrel de Galápagos. Las colonias reproductivas se encuentran en las tierras altas de las islas principales. Esta especie puede ser observada regularmente en el océano cuando se navega entre las islas.

Shearwater, Great Cape waters SA AR-1

– Pardela de Galápagos. Esta especie es muy común, recientemente se lo ha elevado al rango de especies basado en estudios de ADN; anteriormente se lo consideraba una subespecie de la Pardela de Audubon.

Gav. de la lava Juv

– Cormorán no Volador. Mayormente se lo encuentra en el lado occidental de la isla Isabela y todas las costas de la isla Fernandina.

Ecuador-247

– Gavilán de Galápagos. Poco común en casi todas las islas, exceptuando San Cristóbal y Floreana. Probablemente este localmente extinto en Santa Cruz.

8187027744_2037a9b39d_h

– Polluela de Galápagos. Anteriormente, esta especie era relativamente común y se la encontraba en las islas San Cristóbal, Floreana y Isabela; pero actualmente probablemente solo se la encuentra en las tierras altas de Santa Cruz.

Polluela-pintoja-3

– Gaviota de Lava. Pequeños grupos pueden ser observados en todo el archipiélago, a veces se pueden encontrar grupos numerosos en los mercados de peces en los puertos de Santa Cruz-Puerto Ayora e Isabela-Puerto Villamil.

15946221-primer-plano-de-una-gaviota-de-lava-leucophaeus-fuliginosus--san-cristobal-islas-galapagos-ecuador

– Gaviota Tijereta. Relativamente común en todo el archipiélago, especialmente cerca de las colonias de anidación. Existe una pequeña colonia en la isla Malpelo, en la costa occidental de Colombia.

Gav. tijereta Ad

– Tórtola de Galápagos. Relativamente común en todo el archipiélago.

tortolas galapagos

– Copetón de Galápagos. Ave común, pero que se encuentra en individuos esparcidos a lo largo de todo el archipiélago.

IMG_2082

– Cucuve de Galápagos. Es un ave muy común en casi todo el archipiélago exceptuando las islas Floreana, San Cristóbal y Española en donde es reemplazada por las especies endémicas de cucuves que habitan en ellas.

cucube galapagos

– Cucuve de Floreana. Actualmente solo se lo puede encontrar en los islotes Cmapion y Gardner cercanos a la isla Floreana. La población total de esta especie no excede los 150 individuos.

cucube de floreana

– Cucuve de Española. Ave común que solo habita la isla Española

cucube española

– Martín de Galápagos. Ave rara en todo el archipiélago, el mejor lugar para observarla es al anillo del cráter del Volcán Sierra Negra en la Isla Isabela.

galapagos-martin

– Pinzón Grande de Tierra. Relativamente común en la zona árida de las islas Pinta, Marchena, Genovesa, Santa Cruz, Santiago e Isabela Island.

Pinzon-hay-que-trabajar-FIRMADO

– Pinzón Mediano de Tierra. Relativamente común en la zona árida de todas las islas a excepción de Española, en donde la ave está ausente; particularmente numeroso en las tierras altas de las islas principales.

Polluela-pintoja-3

 

 Reptiles endémicos:

  • Tortuga gigante, tortuga de las galápagos o galápago (Geochelone nigra), que es el animal que dio nombre a las islasIslas-tortugas-galapagos2
  • Las iguanas terrestres (Conolophus subcristatus Conolophus palidus)

g-iguana-i-15

  • La iguana marina (Amblyrhynchus cristatus), la única especie de iguana que procura su alimento en el mar.

Galapagos-24

Mamíferos endémicos:

  • León marino de las Galápagos o lobo marino de Galápagos (Zalophus wollebaeki), emparentado con el león marino de California (también se describe comoZalophus californianus wollebaeki, una subespecie del león marino de California).

Neophoca_cinerea

  • Lobo peletero de Galápagos o lobo fino de las Galápagos (Arctocephalus galapagoensis), que es el más pequeño del mundo.

Lobo_fino_de_las_Galápagos

¿QUE SON LAS ESPECIES ENDÉMICAS?

Una especie endémica (también llamadas especies microareales), es aquella especie o taxón (puede ser un género por ejemplo) que está restringido a una ubicación geográfica muy concreta y fuera de esta ubicación no se encuentra en otra parte. La extensión geográfica puede ser muy variable habiendo especies endémicas de una población determinada o de una provincia, país,… (ej. plantas endémicas de Australia, o plantas endémicas de Ibiza, igualmente hay anfibios endémicos en Baleares, insectos y aves – por ejemplo.). El endemismo surge como consecuencia de la especiación que se provoca ante la aparición de barreras naturales que impiden el intercambio genético, de este modo, aparecen especies diferentes restringidas a esas zonas geográficas. Estas especies son más vulnerables a la extinción pues sus poblaciones suelen ser reducidas en número de individuos y por tanto su respuesta genética ante el cambio de las condiciones naturales es menor.

Lo que nos permite desarrollar programas de protección es el grado de endemismo. Cuanto menor sea el área de distribución del endemismo más prioritarios son de cara a la conservación. También se llevan a cabo en especies raras, es decir, que son muy poco abundantes en un determinado lugar y se hace en contextos territoriales. Atendiendo a la unidad territorial con que trabajemos se habla de especie rara o amenazada.

No necesariamente las especie endémicas están amenazadas, aunque suele ser así. Hay especies endémicas que están ampliando su área de distribución, debido a que el deterioro antropológico les es favorable.

Más del 70% de los endemismos de Alicante son matorrales por lo que es importante que en las políticas de reforestación, de ordenación del territorio, . sean tomadas en cuenta.

TIPOS DE ENDEMISMOS

  • PALEOENDEMISMO: es una especie endémica que por su morfología, sus características químicas, genéticas. forman grupos aislados en el contexto de sus congéneres como si fueran líneas filogenéticas independientes. Tenemos muchos:Chaenorrhinum tenellum : es un endemismo del centro de la provincia de Valencia que vive en techos de cuevas pero poco amenazada pues su hábitat no es modificado por el hombre.
  • ESQUIZOENDEMISMOS: son aquellas especies que han aparecido por un proceso de aislamiento gradual (especiación alopátrida) y han llegado a constituir taxones con barrera reproductiva. Presentan características cromosómicas muy parecidas (nº cromosomas es igual) y morfológicamente son todos muy parecidos. Por ejemplo, Hippocrepis valentina se encuentra en la Comunidad Valenciana: Norte de Alicante y Sur de Valencia, H. balearica en Mallorca y H. grosii en Ibiza, las diferencias son muy sutiles porque tienen un origen muy reciente, pero son poblaciones diferenciadas
  • PATROENDEMISMOS: (nº cromosomas) por un proceso de poliploidía o alopoliploidía aparecen nuevos taxones que colonizan rápidamente grandes extensiones y tienen un área de distribución mayor que la de sus padres.
  • APOENDEMISMOS: los taxones que derivan unos de otros: los más recientes ocupan zonas más pequeñas que los más antiguos.
  • CRIPTOENDEMISMOS: son especies o taxones que aún no se han descrito y que pueden ser buenos taxones endémicos.